The Walls compra el viñedo French Creek en el valle de Yakima | Sean P. Sullivan


Bodega en Walla Walla Los muros compró French Creek Vineyard en el valle de Yakima. La compra se realizó en colaboración con James Utz, un administrador de activos con sede en Tri-Cities.

«Quería que The Walls tuviera su propia historia patrimonial», dice el propietario y fundador Mike Martin. «Eso ayuda.»

El viñedo French Creek en Prosser cubre 40 hectáreas, 33 de las cuales se cultivan actualmente con las variedades Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc y Rhône blanco y rojo. El viñedo es quizás más conocido por su Chardonnay, con las primeras vides plantadas en 1981. Esto los convierte en una de las plantaciones de Chardonnay más antiguas del estado. El viñedo también tiene plantaciones de Cabernet Sauvignon desde 1991.

Desde sus inicios en 2014, The Walls ha utilizado French Creek Vineyard para su Martin’s Gold Chardonnay. French Creek es también la fuente de Lip Stinger Grenache Blanc y Cruel Summer Rosé de la bodega. Martin dice que la compra ayudará a la bodega a expandir partes de su cartera.

“Nos da la oportunidad de cultivar algunas de las variedades que conocemos y, con suerte, agregar algunos vinos y tal vez incluso hacer nuevos vinos en los próximos años. Tomará tiempo. «

Las frutas de French Creek también van a otras bodegas importantes de Washington, incluidas juego de manos, Fincas Valdemar, Viñedos de grosgrain, Devium, y Forgeron Kellerquienes hicieron las botellas designadas por French Creek en el pasado.

«Han estado trabajando con el viñedo por un tiempo, algunos probablemente más que nosotros, y mi intención y expectativa es que continuarán haciéndolo en los próximos años», dice Martin.

El criador Damon Lalonde, que ha estado administrando el sitio desde 2011, continuará cultivando French Creek. Con el tiempo, Martin espera cultivar más variedades de Rhône blancas, así como algunas variedades portuguesas que serían nuevas para el estado.

«Nos da una especie de lienzo para jugar», dice Martin sobre la compra.

French Creek fue plantado por primera vez en 1981 por Shad E. Hope, cuyos suegros vivían en la propiedad. El viñedo fue luego comprado por Rajan Parashar, quien luego se lo vendió a Jon Meuret, el fundador de Maison Bleue. Au Contraire Chardonnay de Meuret ayudó a que el viñedo se hiciera más conocido. En 2013, Meuret vendió la bodega a Tom O’Brien, el último propietario.

Con la compra de French Creek, The Walls obtiene su tercera bodega, con la bodega Rockgarden en el distrito Rocks de Milton-Freewater comprando a Bodega Buty en 2020. The Walls también está plantando otros 20 acres en el distrito de Rocks, que se compró en 2015. Se espera que ambos viñedos en el distrito de Rocks se utilicen en gran medida para eso. Pášxa Marca lanzada en 2020.

«La marca y el modelo de The Walls nunca serán realmente una bodega al 100%», dice Martin. “Nos gusta hacer diferentes tipos de vino y tener grandes socios. Pero dada la situación en el país y trabajando con [winemaker] Todd [Alexander], Definitivamente aprecio el valor del control vertical «.

Imagen de French Creek Vineyard Chardonnay de Richard Duval.



Avennia compra bodega Red Mountain | Sean P. Sullivan


Woodinvilles Avennia compró Weingut Tappteil en Montaña roja, una de las principales denominaciones de Washington. La venta incluye 45 acres, una pequeña bodega y sala de degustación, y una propiedad residencial.

“Hemos estado trabajando con frutas de Red Mountain desde el principio”, dice Marty Taucher, copropietario de Avennia. «Eso encaja con nuestro perfil: viñas viejas de una ubicación única».

Avennia no solo tiene su primer viñedo propio, sino que también está planeando una sala de degustación en el primero. Bodega Tappteil en la primavera de 2022.

«Nos da la oportunidad de ser realmente parte de la comunidad de Red Mountain y participar de la emoción», dice Taucher. Aún no se han hecho planes para la pequeña instalación de producción en la bodega.

Tapteil es uno de los viñedos más antiguos de la Montaña Roja. Fue fundada por Larry Pearson, quien compró la propiedad en 1984.

“Estaba buscando la ubicación perfecta para Cabernet Sauvignon”, dice Pearson. El criador Scott Williams de Bodega y viñedos Kiona aconsejó a Pearson que vendiera un terreno en la misma calle de Kiona.

“Llamé al número en la pizarra y pregunté si podía acampar en la propiedad esa noche”, recuerda Pearson. «Al día siguiente firmé los papeles».

Pearson plantó los primeros 3,5 acres de vides en 1985 y se quedó en su tienda. Luego compró terrenos adyacentes y amplió la propiedad a 45 acres, de los cuales aproximadamente 21 están plantados actualmente con Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc. En 1999 Pearson fundó Tapteil Winery, donde «Tapteilmin» es la palabra nativa americana para las personas que vivían a lo largo de la parte estrecha y cercana del río Yakima.

A lo largo de las décadas, la fruta Tapteil se ha abierto camino en algunos de los mejores vinos de Washington, incluidas varias cosechas de 100 puntos de Arroyo Quilceda Cabernet Sauvignon (todas las frutas para este vino son ahora de Horse Heaven Hills). cadencia, Tamarack, Sombras largas, y otros también han comprado fruta Tapteil, ya que Cadence ha hecho durante mucho tiempo una botella de vino conocida como viñedo.

Con la cosecha acercándose rápidamente, Pearson continuará administrando el sitio por el momento. Taucher señala que no habrá cambios este año para las bodegas que obtienen fruta de la sección del grifo.

«Estamos decididos a mantener todos los acuerdos verbales y escritos para la cosecha de este año».

Avennia seguirá vendiendo algo de fruta y utilizará el resto para sus vinos Avennia y Lydian. Actualmente, la bodega obtiene frutos rojos de la montaña de los viñedos Klipsun y Heart of the Hill para sus vinos Gravura y Justine. También recibe fruta del cercano WeatherEye Vineyard para Vino liminal, a Proyecto iniciado en 2020 Eso fue el Bodega del año Washington Wine Report. Taucher dice que la fruta tapteil no se usa para liminal.

“Seguimos decididos a utilizar únicamente fruta WeatherEye en el proyecto Liminal Wine”. A partir de 2022, el enólogo Dick Boushey estará a cargo de la nueva bodega Avennia.

«No hay duda de que hay un terruño único en esta montaña», dice el copropietario y enólogo de Avennia, Chris Peterson. «No puedo esperar a trabajar con Dick y realmente elegir en el viñedo».

Más de tres décadas y media desde que plantó sus primeras vides, Pearson se enorgullece de lo que ha logrado el viñedo. También está «encantado» de que el sitio esté en buenas manos.

“Ha sido un buen viaje”, dice Pearson. «Encontramos a la gente perfecta para comprarlo». METIS, una consultora de fusiones y adquisiciones enfocada en las industrias de bebidas y hospitalidad para adultos, fue el único asesor transaccional.

Pearson y su esposa Jane continuarán usando el nombre Tapteil. Planean seguir elaborando una pequeña cantidad de vino con frutas de una propiedad separada.

“No vamos a dejar el país del vino en absoluto”, dice Pearson. «Eso es lo que llamamos hogar».

Foto de la bodega Tappteil de Richard Duval.



Matthews Winery de Woodinville anuncia nuevo equipo enológico | Sean P. Sullivan


hoy dia Bodega Matthews en Woodinville anunció un nuevo equipo enológico dirigido por Alex Stewart. Stewart fue anteriormente enólogo Arroyo Quilceda, una de las bodegas más antiguas y respetadas de Washington.

«Soy un gran admirador de los vinos que produce», dice Bryan Otis, propietario de Matthews. “Alex y yo somos amigos desde hace mucho tiempo y las estrellas son heterosexuales. Estamos muy contentos de tenerlo a bordo «.

Originario de Snohomish, Washington, Stewart comenzó como pasante en Quilceda Creek en 2004 antes de ser contratado como enólogo en 2006. En 2014, Stewart, quien tiene un título en enología de la Universidad Estatal de California en Fresno, fue nombrado enólogo de producción. En 2018 fue ascendido a enólogo.

«En primer lugar, fue solo una oportunidad de trabajar con amigos», dice Stewart sobre su incorporación a Matthews. «No todos los días un viejo amigo se te acerca y te dice: ‘Oye, tengo esta oportunidad para ti'».

Los «chicos» a los que se refiere Stewart incluyen a otros dos miembros del equipo de vinificación de Quilceda Creek, Jesse Schmidt y Hal Iverson. Schmidt, quien se desempeñará como enólogo en Matthews, fue contratado como maestro de bodega en Quilceda en 2009 antes de ser ascendido a enólogo asistente en 2014. Hal Iverson también ostentará el título de Enólogo de Matthews. Iverson se convirtió en asistente de enólogo de Quilceda en 2017.

“Es muy claro conocerlos a todos, cómo funcionan como una unidad”, dice Otis. “Compro los vinos y me encantan los vinos que ha producido este equipo. El hecho de que vengan y trabajen en vinos que nos apasionan es realmente muy especial «.

Stewart dice que la capacidad de seguir trabajando con Schmidt e Iverson fue una parte importante de unirse a Matthews.

“Siempre pensamos que éramos dinámicos, como un equipo deportivo”, dice Stewart. «Podemos anticiparnos a los estados de ánimo del otro y acabar con los del otro …»

«¡Frases!» Schmidt llama desde otra habitación.

En Quilceda Creek, los tres se enfocaron principalmente en Cabernet Sauvignon. En Matthews, además de Cabernet, también tienes la opción de producir botellas monovarietales de Merlot, Cabernet Franc y Sauvignon Blanc además de los vinos cuvée, Claret y Blackboard de la bodega.

«Washington produce algunas de las mejores variedades de Burdeos del mundo», dice Stewart. «Estoy deseando trabajar con Cabernet para intentar elevar el nivel de calidad de los demás».

Fundada en 1992, Matthews es una de las bodegas más antiguas de Woodinville. La familia Otis, que había invertido previamente en Matthews, compró la bodega en 2008. En los años siguientes, la familia ha ido creciendo lentamente la producción, refinando la cartera y realizando grandes inversiones en los viñedos con los que trabaja y en la bodega. Esta es una continuación de esas inversiones.

«Para nosotros, la idea de llevar la artesanía que tienes con este equipo a los vinos que elaboramos es realmente emocionante», dice Otis.

Matthews produce entre 15.000 y 17.500 cajas de vino al año. Aryn Morell, quien también aporta sus propios vinos Allerombe, El toro real, y Morell-Peña, ha sido enólogo de Matthews desde 2007.

Imagen de izquierda a derecha: Jesse Schmidt, Alex Stewart y Hal Iverson. Imagen cortesía de Matthews Winery.



Conozca los AVA más nuevos de Washington, Parte 3: La quema del Valle de Columbia | Sean P. Sullivan


Esta es la tercera de una serie de tres partes sobre denominaciones recién admitidas en Washington. Lea la primera parte en Faroles blancos y la segunda parte sobre Brecha de ganso.

Washington es el salvaje oeste, con productores y enólogos que exploran constantemente nuevas variedades y nuevas regiones. The Burn of Columbia Valley, una de las regiones vitivinícolas recientemente aprobadas por el estado, es uno de esos lugares.

Mientras que el Dr. Walter Clore, el Padre del vino de Washington, se dice que creó una parcela de prueba en The Burn hace décadas, la denominación solo tuvo sus primeras plantaciones comerciales en 2002, unas pocas hectáreas. Más bien, casi toda la superficie de viñedos existente se ha plantado en los últimos seis años. Esto convierte a The Burn Washington en la región vitivinícola más joven de Washington. A pesar de su juventud, Kevin Corliss, vicepresidente de Vineyards, ha estado involucrado Bodegas Ste Michelledice que las propiedades físicas del área los distinguen de inmediato.

“Incluso antes de que nos plantaran, sabíamos que teníamos diferentes uvas de [The Burn]», dice.» Dado que hemos estado cosechando de ellos durante los últimos años, son muy, muy diferentes «.

Cuatro factores principales distinguen a The Burn como región de cultivo: suelo, precipitación, acumulación de calor y viento.

En términos de suelos, el 80% del área plantable consiste en nueve series de suelos, dominando el franco limoso de Walla Walla (30%). Este es un tipo de suelo ligeramente más pesado que la mayor parte de la región circundante.

“Los suelos son muy diferentes de lo que esperaríamos en esta área”, dice Joan Davenport, profesor de ciencia del suelo en la Universidad Estatal de Washington a quien se le encargó que redactara la solicitud de apelación. «Contienen más materia orgánica, lo que significa que tienen una mayor capacidad de nutrientes, pero también una mayor capacidad de retención de agua que gran parte de los suelos que normalmente encontramos en gran parte del Valle de Columbia». Este segundo aspecto es la siguiente característica definitoria de la zona: sus precipitaciones superiores a la media.

The Burn recibe un promedio de 8.76 pulgadas de lluvia por año (rango de 6.65-10.44 pulgadas). Aunque todavía hace que sea un desierto seco, está por encima del promedio del vasto Valle de Columbia de 6 a 8 pulgadas por año (The Burn es una subdenominación del Valle de Columbia). De hecho, es más alto que el promedio de otras subpelaciones del Valle de Columbia con tres excepciones: Columbia Gorge (10.4 pulgadas con significativamente más en las secciones occidentales), Lake Chelan (10.7) y Walla Walla Valley (18.4). La combinación de suelos más pesados ​​y un aumento de las precipitaciones afecta el uso del riego durante la temporada de crecimiento.

«En The Burn, normalmente estamos un par de semanas atrás [Horse Heaven Hills] Enciende el agua ”, dice Rob Mercer, propietario de Bodegas Mercer. «Además, probablemente usemos de cinco a diez centímetros menos de agua al año».

Los suelos más pesados ​​también afectan la cinética de riego. “El suelo retiene el agua en lugar de dejarla fluir”, dice Corliss. «Es una subida y bajada más gradual».

La acumulación de calor en la zona es otro factor determinante. La quema es cálida y ha promediado 3.306 grados día de crecimiento por año durante los últimos 10 años. Ese número solo fue superado por Snipes Mountain y Wahluke Slope durante este período. Si bien uno podría pensar que esto traería un perfil de fruta opulento, el factor clave final de la región, los vientos persistentes, juega un papel importante aquí.

Horse Heaven Hills y su extensión hacia el valle de Walla Walla, Vansycle Ridge, son conocidas por vientos casi constantes, por lo que el parque eólico más grande del noroeste del Pacífico se encuentra en la sección este de este anticlinal. Estos vientos hacen del Hood River en Columbia Gorge al oeste de The Burn un destino de windsurf de clase mundial. The Burn, que se encuentra entre Horse Heaven Hills y Columbia Gorge, no es diferente en este sentido, y hay un parque eólico al otro lado del río al otro lado del río desde la denominación.

“El viento es implacable”, dice Juan Muñoz-Oca, enólogo jefe de Ste Michelle Wine Estates, de The Burn.

Como en otras denominaciones cercanas, el viento tiene una influencia que ralentiza la maduración y contribuye a tamaños de copa más pequeños y bayas ligeramente más pequeñas. En conjunto, todos estos aspectos forman la característica unificadora de The Burn.

“Es un sitio cálido que se siente más como un sitio genial”, dice Corliss. “Es una región con muchas unidades de calor, pero la elegimos al final”. Esto es particularmente interesante dado el número de unidades de calor y el hecho de que la brotación comienza temprano en la denominación.

“Tenemos este largo período de maduración”, dice Mercer. «También tenemos heladas tardías, así que podemos pasar el rato [fruit] más extenso.»

La gran mayoría de las plantaciones en The Burn son variedades tintas (90%), siendo Cabernet Sauvignon, con mucho, la más cultivada. Muñoz-Oca dice que el Cabernet Sauvignon de The Burn es distintivo.

“Lo que obtenemos es este Cabernet, que no teme mostrar su sabor herbal, con una experiencia de textura fantástica porque los taninos están completamente disueltos. Los Cabernets son hermosos, ligeros para los pies, al estilo del Viejo Mundo con la flexibilidad del Nuevo Mundo «.

Casi toda la fruta de The Burn se destina actualmente a Ste Michelle Wine Estates para la etiqueta Borne of Fire lanzada en 2017. Mercer Ranches, que opera las plantaciones en The Burn, también usa parte de la fruta para sus vinos.

The Burn tiene 16.870 acres, y actualmente se cultivan unas 1.500 vides, una cantidad asombrosa en solo seis años. La denominación consta de cuatro bancos orientados al sur-sureste con una pendiente promedio del siete por ciento. Hay cuatro viñedos comerciales dentro de la denominación, tres de los cuales son administrados por Mercer Ranches, y un pequeño viñedo propiedad de Aanpama / Peggy Hoag.

Trail Blazer Vineyard está en la primera orilla más cercana al río Columbia. Chapman Creek Vineyard está en el tercer banco. Old Highway 8 Vineyard está en el cuarto y más alto banco. El segundo banco aún no se ha plantado.

«Ser una fila de bancos lo hace interesante», dice Davenport de The Burn. «Esto es muy diferente de otras partes del Valle de Columbia». Los picos de la denominación varían de 270 a 1,780 pies sobre el nivel del mar.

El área delimitada al sur por el río Columbia entre Rock Creek y Chapman Creek se conoce como The Burn desde al menos principios del siglo XX. Se desconoce el origen del nombre.

Si bien Cabernet Sauvignon es la variedad dominante, también hay plantaciones de Chardonnay, Malbec, Syrah y una pequeña cantidad de Sangiovese (tres hectáreas plantadas en Aanpama / Peggy Hoag en 2002 y 2013). Gran parte del Chardonnay se cultiva en Old Highway 8 Vineyard, la orilla superior.

“No es tan tropical como es típico [Washington] Chardonnay, incluso de Horse Heaven Hills ”, dice Muñoz-Oca. «Es mucho más a limón».

Aunque Ste Michelle Wine Estates actualmente obtiene casi toda la fruta de The Burn, Muñoz-Oca espera que eso cambie.

“Es como ‘si lo construyes, vendrán’, dice. «Ojalá [the approval of the appellation] traerá más gente al lugar y tendremos una visión más diversa de lo que la denominación tiene para ofrecer. Realmente creo que The Burn tiene cierta singularidad «.

Imagen 1: Trailblazer Vineyard, Columbia River y Mount Hood, cortesía de Rob Mercer.

Foto 2: Viñedo Chapman Creek, cortesía de Rob Mercer. Tenga en cuenta el parque eólico al otro lado del río.

Foto 3: Viñedo Old Highway 8, cortesía de Rob Mercer.

Imagen 4: Mapa de la denominación de Washington, cortesía de la Comisión del Vino de Washington.

Imagen 5: Ilustración de los principales viñedos de The Burn cortesía de Rob Mercer.



Conozca los AVA más nuevos de Washington, Parte 2: Goose Gap | Sean P. Sullivan


Esta es la segunda de una serie de tres partes sobre denominaciones recién admitidas en Washington. Lea la primera parte en Faroles blancos aquí.

Mañana, la Oficina de Comercio e Impuestos sobre el Alcohol y el Tabaco (TTB) reconocerá oficialmente a Goose Gap como una región vitivinícola reconocida a nivel nacional. Lo hace dos semanas después de las aprobaciones de White Bluffs y The Burn of Columbia Valley, lo que le otorga a Washington un total de 19 apelaciones.

«Es una buena mezcla entre el Valle de Yakima y la Montaña Roja», Juan Muñoz-Oca, enólogo jefe de Bodegas Ste Michelledice de Goose Gap. “Tiene la frescura del Valle de Yakima. Tiene la capacidad de retener el ácido, pero tiene un toque de fruta por el calor que recibe «.

La combinación de los perfiles de Red Mountain y Yakima Valley en Goose Gap no es una coincidencia. Goose Hill, una celebridad de 1,339 pies dentro de la denominación, está a unas tres millas al sur de la cima de Red Mountain. Esta sub-denominación del Valle de Yakima también define el límite norte de Goose Gap. La denominación Candy Mountain forma parte de la frontera noreste.

Como región en crecimiento, Goose Gap se caracteriza por dos rasgos distintivos esenciales. La primera es la orientación de la cresta de Goose Hill. Como muchas otras denominaciones del Valle de Columbia, Goose Hill es una estructura Yakima Fold Belt, una serie de pliegues en el paisaje. Otras repisas en el área, como Red Mountain, Candy Mountain y Badger Mountain, tienen crestas que corren de noroeste a sureste. En contraste, la cresta de Goose Hill corre de este a oeste.

Red Mountain y Candy Mountain tienen pendientes más suaves en sus lados sur-suroeste. Por ello, la mayor parte de las plantaciones de viñedo, así como el ángulo de inclinación de esta vertiente al sol, están orientadas hacia estos aspectos. En contraste, Goose Hill tiene una suave pendiente norte y un lado sur más empinado debido a sus diferentes orientaciones. Por lo tanto, la mayoría de las vides de Goose Gap se plantan en laderas norte-noreste. Esta diferencia de aspecto reduce la cantidad de luz solar que reciben las uvas durante la temporada de crecimiento.

«El ganso, tal como está, es muy diferente de cualquier otra montaña a su alrededor», dice Sydney Anderson, enólogo de Viñedo y bodega Goose Ridge Estateque se encuentra en la denominación. Ella señala que el río Yakima, que fluye al oeste y al norte de Goose Gap, también afecta el clima en la denominación.

“Obtenemos esta separación de nubes, niebla y clima, que es casi como un efecto de sombra de lluvia. Estamos en la niebla y conduces hasta Benton City y de repente se aclara o viceversa ”. Esta diferencia de orientación y clima significa que las uvas en Goose Gap maduran hasta una semana o más que las ubicaciones cercanas en Red Mountain y Montaña de caramelo.

«Veremos a nuestros vecinos cosechar diferentes variedades que solo cosecharemos por un tiempo», dice Anderson. Aunque Goose Gap es una región cálida de crecimiento como Red Mountain y Candy Mountain, con un promedio de aproximadamente 3350 grados día de crecimiento, esta diferencia en aspectos da una combinación única de perfiles tradicionales de Yakima Valley y Red Mountain.

“Los vinos que elaboramos con oca en el pasado tienen un hilo conductor y puedes reconocerlos cuando los pruebas”, dice Muñoz-Oca.

El otro gran diferenciador de la denominación son sus suelos. Las series de cinco pisos (Warden, Shano, Kiona, Hezel y Prosser) representan casi el 95% del área. Casi dos tercios de los pisos, sin embargo, son filas de Warden, un porcentaje mayor que las denominaciones circundantes.

«Recuerdo a Wade Wolfe [of Thurston Wolfe Winery] «Cabernet Sauvignon ama los suelos de Warden», dijo hace mucho tiempo «, dice el geólogo Alan Busacca, cuya empresa Vinitas Consultants fue contratada para escribir la petición de apelación. «Quizás la alta capacidad de retención de agua de la capa de loess ayude a que sea muy resistente al estrés por sequía».

Los suelos de Warden tienen un promedio de 20 pulgadas de loess (limo y arena arrastrados por el viento) que recubren sedimentos de aguas sueltas en capas de las inundaciones de Missoula, una serie de eventos catastróficos que definen la mayoría de los suelos del Valle de Columbia. Esto hace que los suelos sean ideales para la viticultura de regadío. Juntos, los suelos de las series Warden y Shano representan el 85% del área actualmente plantada con viñedos.

Goose Gap es una sub-denominación del Valle de Yakima, que está en su totalidad en el gran Valle de Columbia. Tanto Goose Hill como Goose Gap obtienen sus nombres del área, que es una ruta de vuelo común para las aves acuáticas. Goose Gap en sí es una silla de montar entre Goose Hill al oeste y Badger y Candy Mountains al este.

Las alturas oscilan entre 577 pies y 1,339 pies sobre el nivel del mar, y la cima de Goose Hill tiene una elevación máxima de 1,200 pies sobre las inundaciones de Missoula. El área recibe alrededor de siete pulgadas de lluvia al año.

Goose Gap tiene 8,129 acres, con 1,810 acres de vides plantadas en dos viñedos comerciales. Estos viñedos son Goose Ridge Estate Vineyard, que contiene la gran mayoría de las plantaciones, y propiedad de Aquilini Brands. La carretera interestatal 82 divide en dos la parte norte de la denominación. Goose Ridge es la única bodega dentro de los límites de la denominación con toda la fruta procedente de su bodega. También hay cientos de acres de cultivos de árboles en Goose Gap.

Además de Goose Ridge, más de 20 otras bodegas obtienen fruta de Goose Gap, con otros grandes productores como Ste Michelle Wine Estates, Vino de mandamiento, y La casa de Smith. Cabernet Sauvignon representa casi el 40% de las plantaciones, seguido de Chardonnay (25%), Merlot (14%) y Syrah (14%). Sin embargo, debido a sus diferentes alturas, aspectos y suelos, hay 16 variedades de uva cultivadas dentro de los límites de Goose Gap.

«Hay tanta diversidad en un área tan pequeña», dice Andrew Wilson, enólogo de Goose Ridge. «Lo convierte en un lugar emocionante para hacer vino».

Arvid Monson, cuya familia había cultivado cereales en el valle de Yakima durante décadas, plantó las primeras plantaciones en Goose Gap. Como suele ocurrir en Washington, la influencia del Dr. Walter Clore, el Padre del vino de Washingtonse puede sentir en la denominación.

«El Dr. Clore pasó muchas, muchas, muchas horas aquí en el viñedo antes de que se desarrollara con mi padre, caminando por la artemisa», dice Molly Monson-Stutesman, copropietaria y vicepresidenta de Goose Ridge. viñedo. «Las primeras vides en Goose Gap se plantaron en 1998 y Goose Ridge produjo los primeros vinos al año siguiente.

Con la aprobación de Goose Gap, Yakima Valley ahora tiene cinco sub-denominaciones: Rattlesnake Hills, Snipes Mountain, Red Mountain, Goose Gap y Candy Mountain. En total, el Valle de Columbia tiene 15 subpelaciones, con gran impacto en la percepción del vino de Washington. Hay otras dos denominaciones propuestas en Washington que se han presentado a la TTB para su aprobación, Rocky Reach y Wanapum Village.

Imagen de Goose Gap mirando hacia Badger Mountain por Richard Duval.

Secciones transversales topográficas de Goose Gap y AVAs cercanas de la petición de apelación.

Mapa de suelos de la petición de apelación.



Conozca los AVA más nuevos de Washington, Parte 1: White Bluffs | Sean P. Sullivan


De las cuatro denominaciones que Washington ha ganado en los últimos nueve meses, White Bluffs, que fue aprobado hoy por la Oficina de Impuestos y Comercio (TTB) junto con The Burn of Columbia Valley, es el mayor éxito.

«Hace mucho que se conoce, pero no se nombra», Kent Welsh, director de la bodega en Viñedos de Sagemoor, recientemente dicho sobre la denominación.

De hecho, el área alberga algunos de los viñedos productores más antiguos del estado. Casi una de cada diez bodegas de Washington obtiene su fruta de White Bluffs. Además, la calidad de los vinos resultantes ha demostrado su valía durante décadas.

White Bluffs está completamente dentro del gran Valle de Columbia y cubre un total de 93,738 acres. White Bluffs tiene 1,127 acres de vid. La denominación cuenta con nueve viñedos comerciales y una bodega, Claar Keller. Las variedades más cultivadas son Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Riesling y Sauvignon Blanc.

Las primeras cepas se plantaron en la región a partir de 1972 en los viñedos Bacchus y Dionysus. Estos lugares son parte de Sagemoor Vineyards, que también cultivan Sagemoor y Gamache en White Bluffs. Juntos, estos viñedos constituyen la mayoría de las plantaciones de la denominación. Otros viñedos incluyen High River, Mirage, Reed, Wooded Island y White Bluffs, propiedad de Claar Cellars.

Los acantilados blancos tienen dos características distintivas principales. Primero, la denominación se encuentra en una meseta a unos 60 metros sobre el área circundante. El río Columbia fluye hacia el sur en la frontera occidental de la denominación, con White Bluffs comenzando en la escarpa sobre el río.

«Todas las mañanas importantes son de faroles», señala Welsh. «El área es como una isla».

La analogía es adecuada porque esta meseta no se elevó desde el área circundante, sino que permaneció después de que la tierra circundante se inundó con agua y fue erosionada por las inundaciones de Missoula, una serie de eventos catastróficos de la edad de hielo.

Esta modesta elevación adicional, que eleva el área de 800 pies sobre el nivel del mar a aproximadamente 1,000 metros, permite que el aire fresco drene y protege contra las heladas y las heladas. Junto con el flujo de aire del río Columbia, esto extiende la temporada de crecimiento en un promedio de 45 días en comparación con las regiones más bajas. Dado que las heladas y las heladas son el talón de Aquiles del Valle de Columbia, esto le da a White Bluffs una ventaja.

«Todo lo que pueda sacarte del valle es bueno», dice Kevin Pogue, geólogo de Universidad Whitman y director de VinTerra Consulting que fue contratado para redactar la solicitud de apelación. «Cualquier cosa que extienda su temporada de crecimiento y lo caliente un poco es bueno». Welsh dice que los efectos son obvios.

«Esos viñedos tienen cepas que nunca se han congelado hasta el suelo desde el 72 en nuestro caso».

El segundo diferenciador importante de White Bluffs es el subsuelo de la denominación, conocido como la Formación Ringold. Se trata de un depósito denso de sedimentos antiguos del lecho de ríos y lagos. Hay una capa dura de caliche (carbonato de calcio) encima de la formación Ringold. Por encima de él se encuentran los depósitos de inundación de Missoula junto con el limo y la arena arrastrados por el viento.

La formación gruesa de ringold y la capa de caliche duro significan que las enredaderas plantadas en White Bluffs nunca llegarán al lecho rocoso, a diferencia de casi todas las demás áreas del Valle de Columbia. «Dibujé deliberadamente el borde para que ninguna vid plantada en el AVA pudiera encontrar sus raíces en el basalto», señala Pogue.

Por lo tanto, las vides interactuarán con un conjunto diferente de minerales. El basalto es rico en hierro y magnesio. Por el contrario, la formación Ringold es más alta en sodio, potasio y calcio, dice Pogue. Además, estos sedimentos tienen un mayor contenido de arcilla. Esto aumenta la capacidad de retención de agua, un factor importante en una región vitivinícola donde el riego es vital.

La Formación Ringold se extiende por aproximadamente 30 millas, la longitud de la denominación. Está expuesto en el terraplén sobre el río Columbia. Las franjas blancas en la Formación Ringold, causadas por cenizas volcánicas y depósitos de caliche, le dan su nombre a White Bluffs.

John Bookwalter, presidente de J. Bookwalter en Richland, está muy familiarizado con la zona. Su padre, Jerry, se mudó a Washington en 1975 para administrar Sagemoor Vineyards, y John creció en una casa sobre los viñedos Bacchus y Dionysus. Estos viñedos son la segunda mayor fuente de fruta de la bodega.

Bookwalter dice que la elevación adicional y la proximidad al río Columbia hacen que el área sea especial.

«Se trata de drenar el aire a través del río Columbia», dice Bookwalter. “No hace tanto calor como en algunas áreas ni tan fresco como en otras. Hay fuerza y ​​luego el perfil de taninos sigue siendo bastante accesible «.

Mike Januik, propietario y enólogo Bodega Januik y enólogos Colina de la novedad, ha utilizado de manera similar el fruto de White Bluffs durante décadas. Dice que la historia de la viticultura también divide la zona.

“Han estado haciendo eso durante mucho tiempo”, dice Januik. «Descubriste estos viñedos».

A partir del 19 de julio, las bodegas podrán enviar etiquetas con White Bluffs a la TTB para su aprobación. Dada la gran cantidad de productores que obtienen fruta local, algunos de los cuales han estado fabricando botellas de vino durante años, los amantes del vino de Washington pueden esperar ver faroles blancos en las botellas poco después.

Sin embargo, Claar KellerEl propietario Robert Whitelatch, cuya familia ha estado haciendo campaña durante mucho tiempo para que el área gane una denominación, dice que la aprobación es solo el comienzo de la concienciación del consumidor.

“El trabajo aún no ha terminado”, dice Whitelatch. «El trabajo recién está comenzando».

Montaña de caramelo, Königspiste, White Bluffs y The Burn of Columbia Valley fueron aprobados en los últimos nueve meses.

Imagen cortesía de Kent Welsh, Sagemoor Vineyards.

Gráfico de la moción de apelación de White Bluffs, cortesía de Kevin Pogue.