Si le importa lo que contiene su vino, es hora de prestar atención a los trabajadores que lo elaboran.


Durante décadas, las iniciativas de sostenibilidad en la agricultura se han centrado en las prácticas de agricultura orgánica y el bienestar animal. Pero a medida que la generación del milenio continúa enamorándose del vino, la demanda de los consumidores se ha expandido para incluir bienes que también priorizan el bienestar humano. Según una encuesta de consumidores de vino financiada por Wine Intelligence y Full Glass Research, alrededor del 90 por ciento de los millennials están dispuestos a pagar más por vino producido de manera sostenible; El 70 por ciento de los consumidores de hoy esperan que las marcas aborden los problemas sociales, y el 46 por ciento considera la misión social de una marca antes de realizar una compra.

Como resultado, muchas bodegas que se han centrado en iniciativas ambientales también están invirtiendo en la calidad de vida de sus trabajadores, utilizando soluciones creativas que invitan a la reflexión en todo el mundo. Resulta que crear mejores condiciones y perspectivas de futuro para los trabajadores no solo conduce a un equipo más feliz, sino también a un producto mejor y más rentable.

Construcción de viviendas para trabajadores.

La vivienda asequible es uno de los mayores desafíos para los trabajadores y sus empleados. Los trabajadores agrícolas generalmente se encuentran en el extremo inferior de la escala salarial (promedian menos de $ 15 por hora en los EE. UU., con tarifas similares en todo el mundo), lo que significa que a menudo tienen precios fuera del mercado inmobiliario convencional.

no te pierdas uno ¡Gotas!

Recibe lo último en cultura de la cerveza, el vino y los cócteles directamente en tu bandeja de entrada.

Fundada en 1914 con un paradigma audazmente progresista, Raimat Wines en Costers del Segre, España, ha continuado con el legado de la economía circular durante más de un siglo. “Cuando Manuel Raventós compró la finca de 7.500 hectáreas en 1914, construyó un pueblo a su alrededor”, cuenta el enólogo Carles Escolar. “Cuando llegó solo había un castillo y un pabellón de caza. Construyó casas para 200 familias de clase trabajadora y proporcionó electricidad y agua”.

Raventós añadió una iglesia, un ayuntamiento y una escuela. Hoy en día, muchos trabajadores optan por trasladarse, pero Raimat ofrece a los trabajadores menores de 35 años que se comprometan a vivir allí a tiempo completo la oportunidad de comprar casas de la bodega a precios por debajo del mercado, tanto como un beneficio para la construcción de capital para los trabajadores como para una manera de mantenerlos.

Luchando por encontrar trabajadores en sus regiones, muchas bodegas están encontrando formas de implementar la visión de Raventós en sus propias propiedades.

King Family Vineyards, que tiene 45 acres de viñedos en Crozet, Virginia, ha gastado alrededor de $ 200,000 en la renovación de viviendas para su equipo de viñedos. "Ahora tenemos una casa de cuatro habitaciones en el lugar que puede albergar a parte de nuestro equipo de ocho personas a tiempo completo", dice el enólogo Mattieu Finot. "Y tenemos otro que estamos reparando para nuestro equipo interno de cosecha temporal. Acomodará de seis a ocho personas al estilo de un albergue”.

Otros productores, como Boundary Breaks en Lodi, NY, recurrieron al programa H-2A, que permite a los empleadores agrícolas contratar trabajadores extranjeros para trabajos temporales. Parte del programa es asegurar la vivienda.

"Somos parte de un grupo de cuatro bodegas que trabajan juntas para reclutar y alojar trabajadores H-2A", dijo Bruce Murray, propietario de Boundary. “Trabajamos juntos para alquilar y amueblar casas con todas las comodidades típicas, y también pagamos pasajes aéreos y camionetas para el transporte y los desplazamientos entre la casa y los viñedos. Traemos el mismo equipo central de 18 trabajadores de México todos los años de marzo a noviembre”.

Dividen a los trabajadores en dos cuadrillas que se mueven entre las bodegas. Al trabajar juntos, los costos son más manejables y los beneficios para las bodegas no tienen precio. "Contamos con las mismas personas todos los años, por lo que desarrollan sus habilidades", dice Murray. “Tenemos relaciones reales con ellos ahora. No es barato, pero es mejor no encontrar buenos trabajadores”.

Bodegas invierten en programas educativos

Mientras tanto, algunas bodegas están invirtiendo en capacitar a sus trabajadores con la esperanza de que un equipo de trabajadores más calificados y satisfechos finalmente produzca mejores vinos.

Leer  ¿Eres un mecanógrafo promedio? Esta nueva encuesta muestra cómo se compara

En Mendoza, Argentina, Bodega Trivento produce 3,3 millones de cajas de vino al año gracias a 408 empleados de tiempo completo y 93 de medio tiempo. Dado su tamaño gigantesco, Trivento está sorprendentemente bien posicionado para aumentar la sostenibilidad humana en formas con las que las organizaciones más pequeñas pueden tener dificultades.

“Entendemos que el éxito económico va de la mano con el cuidado del medio ambiente y de las personas y la comunidad en la que trabajamos”, dice Fernanda Bertinatto, responsable de Desarrollo Organizacional y Experiencia Interna de Trivento. "Este 'círculo virtuoso' es esencial para nuestro modelo de negocio".

En 2008, Trivento estableció una escuela secundaria satélite de tiempo parcial para trabajadores. Diez años más tarde, la marca financió más de 200 becas a través de su programa Winds of Opportunity, que incluye un horario de medio tiempo diseñado específicamente para permitir que los trabajadores se gradúen mientras siguen empleados.

En los EE. UU., Sam Parra de Parra Wine Co. cofundó la AHIVOY (Asociación Hispana de la Industria del Vino en Oregón y Comunidad) sin fines de lucro porque vio una posible fuga de cerebros y habilidades en el valle de Willamette.

"Me di cuenta de que si no invertimos en nuestra gente, [and] les ayudó a educarse y obtener nuevas oportunidades en este campo [them]Simplemente se fueron a trabajar a Cannabis, donde les ofrecían $35 la hora”, explica Parra.

AHIVOY financia programas educativos en Chemeketa Community College y Linfield University. “Cuando los programas están completos, los empleadores acuerdan ofrecer a los trabajadores un aumento de sueldo y nuevos beneficios a cambio de las nuevas habilidades que pueden aplicar en sus trabajos”, dice Parra.

Equilibrio entre trabajo y vida redefinido

En Mendoza, Domaine Bousquet no solo invierte en las personas que manipulan la uva, sino también en mantenimiento, logística y control de calidad. Esto viene en muchas formas, desde iniciativas de educación y capacitación hasta golpes para una mejor calidad de vida.

“Ofrecemos almuerzo gratis, transporte o reembolso por transporte, y la oportunidad de trabajar desde casa si su trabajo lo permite algunos días a la semana. Tenemos una visión de 360 ​​grados de la sustentabilidad”, dice la directora ejecutiva y cofundadora Anne Bousquet.

La industria vitivinícola chilena, al igual que la argentina, invierte desproporcionadamente en el equilibrio entre el trabajo y la vida y, más ampliamente, en la alegría de vivir la mejor vida posible.

“Alrededor del 85 por ciento de nuestras bodegas en Chile están certificadas como sostenibles”, dice Julio Alonso, director de Estados Unidos de Wines of Chile. "Hay cuatro certificaciones, una de las cuales es social, y todas están verificadas por terceros".

Si bien los programas varían de una bodega a otra, la mayoría incluye becas, iniciativas educativas y acuerdos de licencia familiar.

Formación de una nueva generación de trabajadores

La bodega toscana Frescobaldi inició un proyecto de formación de trabajadores con el Instituto Penal de Gorgona en la isla de Gorgona en 2011 con el objetivo de preparar a los presos para el éxito. La isla es la más pequeña del archipiélago toscano y ha sido una colonia penal abierta desde 1869; su terreno montañoso también la convierte en un lugar ideal para el cultivo de la vid. Los equipos de enología y viña de la bodega trabajan con los presos para capacitarlos en viticultura y enología.

"Queríamos darles la oportunidad de ganar un salario y allanar un nuevo camino de regreso al mundo", dice el presidente Marchesi Frescobaldi. "Los [program’s] La tasa de rehabilitación de los reclusos es del 100 por ciento en este punto, y el resultado es un vino único elaborado en un terroir único. Es un símbolo de esperanza para una vida mejor”.

En última instancia, no existe una solución única para las bodegas que buscan mejorar la vida de las personas con las que trabajan. Una cosa está clara: es el momento de ampliar el foco de la sostenibilidad no solo en el viñedo sino también en las personas que trabajan en él.

Esta historia es parte de VP Pro, nuestra plataforma de contenido gratuito y boletín informativo para la industria de bebidas que cubre vinos, cervezas y licores, y más. ¡Regístrese en VP Pro ahora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Barinopia.com.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad