El Martini Hype Train ha llegado a los bares de todo el país. quien lo conduce


Esperaba ver muchas aceitunas en vasos en forma de V cuando entré recientemente en Bemelmans Bar, el elegante salón de cócteles dentro del legendario Carlyle Hotel de la ciudad de Nueva York. Después de todo, las multitudes mayores del Upper East Side han acudido allí desde la década de 1940 para disfrutar de martinis generosamente servidos y tocar el piano en vivo. Pero desde que reabrió después de los cierres durante la pandemia, ha habido algunos cambios, como un equipo de porteros en el lugar para gestionar las colas y más de 18 000 seguidores en Instagram. Una nueva generación está aquí, y están aquí por los martinis.

"Los martinis siempre me han parecido una bebida 'esnob', pero estaba decidida a probarlo antes de tocarlo", dice la neoyorquina de 25 años Bianca Cruz, quien se enamoró del cóctel el año pasado. "Después de probarlo, pude ver de qué se trataba todo el alboroto. También he visto muchas recetas de martini en TikTok a medida que la Generación Z se acerca a la edad de beber".

Cruz tiene razón: los martinis se han infiltrado en internet. Las marcas independientes están adoptando el motivo con camisetas gráficas siempre agotadas y chándales de Miss Eatwell que llevan una coctelera plateada que vierte cintas en un vaso de espera justo por encima de la rodilla en la parte delantera. Diminutas aceitunas pintadas a mano obtienen Me gusta en Manicure Instagram. Y hay toneladas de tutoriales en TikTok para mezclar appletinis, espresso martinis y casi cualquier cóctel con "tini" en el nombre.

no te pierdas uno ¡Gotas!

Recibe lo último en cultura de la cerveza, el vino y los cócteles directamente en tu bandeja de entrada.

"Los martinis dejaron de parecer una bebida boomer poco creativa y se sintieron atemporalmente chic", dice Hannah Chamberlain, quien dirige la popular cuenta de cócteles en TikTok, SpiritedLA. "Muchas personas en la industria que creo que hace dos años menospreciaban un poco a los martinis y a los bebedores de martinis y pensaban: 'Solo quieren un vaso de vodka', ahora parecen haberse enamorado perdidamente del clásico".

Además de mostrar cómo agitar o remover adecuadamente la bebida perfecta, algunos de los videos más populares de Chamberlin se enfocan en desmitificar la terminología del martini: "¿Por qué agregar menos vermú para hacer una bebida seca?" "¿Es mejor agitar que revolver?" (No realmente) . Chamberlain dice que no esperaba que su video de terminología fuera tan bueno (actualmente 2,8 millones de visitas y contando), pero claramente hay interés en aprender a ordenar y adaptar los clásicos.

"Creo que saber cómo pedir un martini de la manera que te gusta se siente muy maduro: si no puedes aprender a hablar 401 (k), tal vez al menos puedas aprender a hablar martini", dice.

Si bien la generación más joven de bebedores ciertamente acude en masa a los asadores y otros establecimientos de la vieja escuela para probar los clásicos, muchos cantineros están respondiendo al entusiasmo por el potencial de la bebida clásica como modelo para bebidas decididamente menos tradicionales. En La Devozione en Chelsea Market, el vermut Dolin Blanc se infunde con tomates secados al sol para Di Martini, una abundante versión a base de plantas del clásico, servido con una guarnición de tomates cherry en escabeche para duplicar el pico del sabor del verano. Y en Bonnie's, un nuevo restaurante cantonés-estadounidense deliciosamente estridente que actualmente ostenta el título de una de las reservas más difíciles de conseguir de Brooklyn, los martinis están enriquecidos con glutamato monosódico.

“Queríamos encontrar el reconocimiento [that] Este es un momento en el que el GMS ya no se considera un ingrediente sucio”, dice el director del bar, Channing Centeno. Marida la ginebra o el vodka con la salmuera de aceitunas MSG casera de Bonnie y el vino Shaoxing en lugar del típico vermut. "A mí me sabe un poco a caldo won tan", dice. "MSG resalta las notas saladas de la salmuera de aceitunas y el vino de Shaoxing como una pizca de sal agudiza los sabores, y es especialmente bueno con la ginebra".

Otros riffs de martini tienen lugar en todo el país en lugares como Genever, un bar centrado en la ginebra en el histórico Filipinotown de Los Ángeles. Su Datu Datu Martini duplica la acidez con el vinagre de caña agridulce de Datu Puti, además de ginebra, Vermú Extra Seco Noilly Prat y unos chorritos de salsa de pescado. El gerente del bar, Kelso Norris, se inspiró para usar el vinagre de caña de azúcar filipino agridulce en un cóctel mientras estaba embarazada; era uno de sus mayores antojos. Para obtener el máximo sabor salado, lo sirve con ajo casero, aceitunas, y cebollas.

En el corazón de la moda moderna del martini se encuentra el espresso martini, ahora disponible en forma de lata real a partir de 2022. Kyle Cooke y Amanda Batula, quienes encontraron el amor y la fama en el programa de televisión Bravo Summer House, están vendiendo martinis espresso enlatados "besados ​​con vainilla" que misteriosamente contienen vino de naranja y aceite MCT bajo la marca Loverboy. Equivalente a dos tragos, una lata ofrece un cóctel ultraportátil (y una resaca potencial) por poco más de $6 cada uno. Los martinis clásicos también se están abriendo camino en el mercado enlatado gracias a marcas como Whitebox. Y en abril pasado, Bemelmans incluso comenzó a vender juegos de martini envueltos para regalo por $ 395 (más impuestos y envío), completos con vasos Sidecar y aceitunas Castelvetrano sin hueso. (Todavía tiene que enviar un correo electrónico al hotel para comprar).

Al estudiar la plétora de variaciones de martini disponibles en la actualidad, es fácil desviarse hacia un territorio existencial: ¿Puede un martini tener una base de mezcal? ¿Se tiene que servir en un vaso en forma de V? ¿Dónde acaba el martini y dónde empieza otro trago?

"Si pido algo llamado martini, asumiría que es ginebra o vodka", dice Norris. "Pero en estos tiempos del Salvaje Oeste, ¿quién sabe? Divirtámonos con eso”. Una cosa es segura: los martinis, como los jeans, son atemporales, por lo que nunca pasan de moda. Los cócteles bajos y sin ABV pueden estar en aumento, pero parece que muchos de nosotros todavía queremos una buena bebida fuerte.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Barinopia.com.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad