Grupo de viticultores busca el reconocimiento de la UNESCO para las vides en pie franco


el franken de pied (Ungrafted Vines), que se reunió por última vez en el viñedo Liber Pater de Pasquet en Graves hace dos semanas, está formado por un círculo creciente de vinicultores que trabajan con viñedos sin injertar plantados con cultivares nativos.

La lista incluye al propio presidente de Francs de Pied, Loïc Pasquet, al vicepresidente Egon Müller (Moselle) y al secretario Andrea Polidoro de Cupano (Montalcino) y Contrada Contro (Marche); y Gocha Chkhaidze de la destacada bodega georgiana Askaneli; Thibault Liger-Belair (Borgoña); Chartogne-Taillet (champán); Feudi di San Gregorio (Campania); Vida Peter (Hungría); Juan, José. Prüm (Alemania); Dominio de Es (España); Artemis Karamolegos (Grecia); Bodega St. Jodern (Suiza); y Filipa Pato (Portugal) entre otros.

"Inicialmente pensamos en organizar reuniones periódicas para las bodegas que trabajan con vides en pie franco de variedades autóctonas, donde los enólogos pudieran catar los vinos de los demás e intercambiar ideas", dijo Polidoro, cuyo proyecto Contrada Contro, con sede en Marche, incluye vides de Malvasia Bianca di Candia en pie libre según el sistema tradicional de Alberta. “Tuvimos la primera reunión en enero de 2020 justo antes de la pandemia, donde tuvimos gente de Francia, España, Italia, Alemania, Grecia y Suiza”.

En junio de 2021 el franken de pied fue fundada oficialmente en el Principado de Mónaco bajo el patrocinio del Príncipe Alberto II. "Para lograr el reconocimiento de la UNESCO, necesitamos incorporar a muchas personas influyentes", dijo Pasquet, explicando por qué el grupo recibió el apoyo de figuras prominentes como el propio príncipe Alberto II de Mónaco, la presidenta georgiana Salomé Zourabichvili y el empresario italiano Pasquale Forte. Buscando. “La vid en pie franco representa un patrimonio único, tan antiguo como el vino, que debemos preservar. El vino no es solo vino, cada botella contiene mucha espiritualidad y cultura que ha sido parte de la humanidad durante 8000 años… por eso necesitamos el reconocimiento de la UNESCO”.

UNESCO La inclusión ayudaría a sensibilizar a los bebedores de vino sobre el valor histórico y cultural de las vides sin injertar. También evitaría que los viñedos sin injertar, algunos de los cuales son anteriores a la filoxera, sean arrancados de raíz y alentaría a los productores a plantar otros nuevos también.

Leer  Pareja arrestada en Croacia por robo de vino de 1,6 millones de euros

“EmprendedorPasquale Forte, un emprendedor que hace vino en Val D'Orcia [Tuscany] pero también tiene vínculos con Turquía porque tiene una empresa allí”, explicó Polidoro. “Encontró al menos 100 hectáreas de vides que se cree que se propagaron a partir de las vides que los cristianos trajeron a Tierra Santa cuando estaban siendo perseguidos por Diocleciano. Estos viñedos a menudo se arrancan, a menudo simplemente porque se consideran no rentables. Si conseguimos colocarlos bajo la protección de la UNESCO, ya no sería posible desarraigarlos y se preservaría tal patrimonio de la humanidad”.

Un comité científico está trabajando actualmente con Francs de Pied para desarrollar argumentos para la nominación de la UNESCO. Pasquet cree que el proceso, que consiste en examinar una variedad de "tradiciones vinícolas con una cultura de la vid específica para preservar", llevará al menos un par de años.

Mientras tanto, los enólogos también planean desarrollar un programa de certificación para ayudar a los bebedores a identificar los vinos elaborados con frutas de vides sin injertar. “Nuestro comité científico certificará las botellas, de forma similar a como lo hace Demeter para los vinos biodinámicos, con un logo que será visible en la etiqueta”, dijo Polidoro.

Conservar la vid en pie franco no es solo conservar la tradición vitivinícola, Polidoro argumenta que sería una herramienta eficaz para combatirla cambio climático, además. “El patrón tiene un gran impacto en el ciclo de vida de la vid, ya que he descubierto que las vides sin injertar tienden a ser más regulares. Desde la brotación hasta la floración y el envero, tienden a ser muy consistentes de un año a otro”, dijo Polidoro. “Básicamente, el día de la cosecha nunca cambia porque la planta tiene su propio metabolismo, que se ve menos afectado por las fluctuaciones climáticas y, por lo tanto, también tiene una mayor capacidad de adaptación al cambio climático”.

Se espera que el Grupo Francs de Pied celebre su primera reunión oficial de la junta en marzo, mientras que se espera que la certificación de vid libre se presente en septiembre de este año.


Vinos biodinámicos explicados

Cambio climático: repensar los hábitos de bebida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Barinopia.com.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad