Saltar al contenido

Franciacorta: vinos espumosos que van más allá de las vacaciones

noviembre 11, 2021



Probablemente ya sepa que un buen vino espumoso no se limita a un área específica en la esquina superior derecha de Francia. Desde el sur de Inglaterra hasta Sudáfrica, los refrescos de calidad han aparecido en todas partes. Sin embargo, pocos lugares tienen una historia, un árbol genealógico, un paisaje y una cultura alimentaria incorporada como la de Franciacorta.

Franciacorta se encuentra en el espectacular norte de Italia, aproximadamente a una hora en automóvil de las majestuosas estructuras y las mentes conscientes de la moda de Milán. Las ordenadas filas de Chardonnay, Pinot Nero, Pinot Bianco, Erbamat y otras variedades de uva están enmarcadas por la majestuosa topografía de los Alpes del Sur. Esta es la tierra del lago de Iseo, los suelos minerales de los antiguos glaciares, la ternera rovato con aceite de oliva fresco o las sardinas secadas al sol. También alberga una escena de vinos espumosos que recibió oficialmente el estatus de DOCG en 1995, pero surgió muchos siglos antes cuando los cenomanos y los romanos ocuparon el país.

Ya en 1570, los lugareños escribieron sobre rociar vigorosamente los vinos. A principios del siglo XIX, el catastro napoleónico de Franciacorta había certificado alrededor de 1.000 hectáreas, lo que fortalecía el lugar como una especie de sede vitivinícola. La medida preparó la mesa para lo que se convertiría en una famosa exportación embotellada bajo corcho y jaula.

Ya no es un secreto, después de todo, Franciacorta fue el vino espumoso oficial de los Emmy de este año, pero eso no significa que la zona esté repleta de tesoros y hallazgos fantásticos. Gracias al patrimonio vitivinícola y la variedad de estilos de la región, hay mucho por descubrir y disfrutar.

La región de Franciacorta se jacta de su patrimonio y de una variedad de estilos que puedes disfrutar al máximo.
La región de Franciacorta tiene un patrimonio y una variedad de estilos para disfrutar al máximo.

Método y estilos

Un método milenario conduce a una característica de calidad única, pero también a una multitud de estilos diferentes de Franciacorta. El protocolo de producción es estricto, pero se utilizan reglas estrictas para crear vinos brillantes. Las frutas recolectadas a mano se recogen durante una determinada ventana de cosecha y se fermentan una y otra vez en la botella en la bodega de una manera muy poco intervencionista. Es un proceso de vinificación pausado acentuado por una exposición prolongada a la levadura, con el vino adquiriendo textura y personalidad.

La región tiene cinco categorías básicas de vinos. El término «Franciacorta» describe un vino elaborado con las cuatro uvas principales (Chardonnay, Pinot Nero, Pinot Bianco, Erbamat), que madura sobre lías durante al menos 18 meses y fermenta por segunda vez en botella. Estas bellezas de color pajizo muestran notas de pan, cítricos y nueces. Satèn es un vino brut elaborado con Chardonnay y Pinot Blanc, que suele ser un poco más floral y delicado. Franciacorta Rosé obtiene su color de Pinot Nero (al menos el 35 por ciento de la mezcla) y ofrece mucha estructura y sabores de bayas frescas.

Además, Millesimato se refiere a un vino que enfatiza la cosecha, con la mayor parte del vino (85 por ciento) proveniente de una sola temporada de cultivo. Si quieres variar de un año a otro, esta es tu Franciacorta. Además, Riserva es lo mejor de lo mejor, que llega al mercado cinco años y medio después de la cosecha como muy pronto. Estos vinos complejos muestran los méritos de la crianza y la crianza.

La dosificación juega un papel clave en las diferencias en todos los anteriores, esencialmente la cantidad de azúcar agregada a la botella para comenzar la segunda fermentación. De menos a más o de más seco a más dulce en términos de vinos terminados son los términos Pas Dosé, Extra Brut, Brut, Extra Dry, Sec y Demi-Sec.

Cabe señalar que en la región también se producen vinos tranquilos, pero en cantidades limitadas y destinados principalmente al consumo local. Los lugareños continúan experimentando con variedades de uva autóctonas y que alguna vez se pasaron por alto, como Erbamat, que está regresando estos días. De hecho, la uva blanca de maduración lenta es ahora un actor importante en los famosos vinos espumosos Franciacorta, que pueden representar hasta el 10 por ciento de la mezcla.

sustentabilidad

Por defecto, si te gusta el vino, estás interesado en la tierra. La sostenibilidad es muy importante en Franciacorta y la creciente cantidad de equipos de agricultura ecológica es prueba de ello. Los agricultores se adhieren a regulaciones estrictas que responden al estado de la tierra y las bodegas usan herramientas como calculadoras de carbono para medir y minimizar las emisiones. Hay pocas denominaciones internacionales que estén tan firmemente comprometidas tanto con el medio ambiente como con el desarrollo de la artesanía.

Pidiendo comida

Dado que el espectro brillante de Franciacorta es tan amplio, la región es igualmente ágil en lo que respecta a la facilidad con la comida. Con una variedad de niveles de dulzura y proporciones de sabor, los bebedores son mimados con una familia de vinos espumosos que son un invitado bienvenido en la mesa, desde los aperitivos de la tarde hasta el postre y todos los platos intermedios.

Franciacorta le pide que saque el vino espumoso de la caja rígida para ocasiones especiales. En Estados Unidos lo bebemos en bodas y cuando cae la pelota en Times Square. Desafortunadamente, es hora de aprender de la buena gente de Brescia. Allí lo acompaña de todo, desde pescado blanco y ternera hasta verduras frescas y queso. Es una bengala de surf-and-turf configurada para proteínas de agua dulce y salada. Mejor navega el Atlántico de manera brillante y combina bien con la cocina italiana y estadounidense.

Los vinos de Franciacorta navegan excelentemente por el Atlántico y combinan bien con la cocina italiana y estadounidense.
Los vinos de Franciacorta navegan excelentemente por el Atlántico y combinan bien con la cocina italiana y estadounidense.

Adecuado para vacaciones

Con las próximas vacaciones, Franciacorta trae un doble golpe que es muy barato. Como vino espumoso, es festivo y naturalmente divertido. Estos son los vinos bien hechos que te mereces no solo cuando el tío Doug tiene otra desagradable queja, sino también del tipo que quieres mostrar a tus amigos y familiares amantes del vino. Como vino lleno de carácter, la persona adecuada puede abrazar y mejorar los favoritos de la mesa navideña, como el jamón al horno, el pavo relleno o incluso el filete de res.

El Franciacorta extra seco forma una auténtica asociación con los espaguetis con mejillones o los habitantes de su tablero de salchichas, desde jamón crudo y prosciutto hasta endivias belgas al horno rellenas de gorgonzola y nueces. Pruebe un Brut para tomar el tomate en ravioles o para cortar con cuidado la decadencia de Beef Wellington. Vaya rosa y disfrute de cómo Franciacorta Rosé puede equilibrar algo cálido y calmante como el gumbo o el cioppino. Vea cómo un Demi-Sec puede resaltar los sabores frutales de un pastel fresco o suavizar los tonos ricos y terrosos del pastel de calabaza.

Para cada plato, festivo o no, hay un Franciacorta. Tan pronto como se sumerja en esta histórica región vinícola italiana, querrá experimentar la vida lombarda a diario.

Este artículo está patrocinado por Franciacorta.